Terapia con sonido PDF Imprimir E-mail

La Terapia de Sonido se basa en el principio de resonancia, por el cual las poderosas vibraciones rítmicas de un objeto se proyectan a otro de frecuencia similar, haciendo que éste vibre en resonancia con el primero.

Nuestros pensamientos y emociones crean formas densas de energía que bloquean los campos energéticos, pudiendo llegar a manifestarse como enfermedad en el cuerpo físico. El sonido de los cuencos de cuarzoy tibetanos disuelve esos bloqueos energéticos, estimulando las funciones celulares y haciendo que los sistemas biológicos funcionen con más homeóstasis.También hace descender el ritmo de nuestras ondas cerebrales calmando la mente. Dichos efectos influyen en los neurotransmisores y los neuropéptidos, que a su vez ayudan a regular y potenciar el sistema inmunitario.

Terapia_con_cuencos

Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.
Los cuencos de cuarzo y tibetanos son instrumentos de curación, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental/psicológico, emocional y espiritual.
Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y elevando nuestra frecuencia vibratoria.

 

TERAPIA CON SONIDO


-Limpieza del Aura. Una potente limpieza con cristales y cuencos de cuarzo de nuestros campos sutiles que 
suelen contaminarse por emociones,· relaciones, radiaciones, etc.

-Recarga energética con sonido, cristales y gemas. Muy conveniente tras una limpieza de aura o en estados de agotamiento, stress o convalecencia.

-Equilibrio de chakras. Permite a nuestra energía fluir correctamente por los centros vitales operando con salud y equilibrio.

-Visualización guiada para conectar con nuestros·Guías, seres fallecidos, otras dimensiones, etc.

-Trabajo personalizado con un síntoma o área afectada. Trabajamos la raíz del problema utilizando cuencos, diapasones, gemas y cuarzos, color, etc. para sanar y restaurar la frecuencia original..

-Reestructuración ADN. Diapasón 528 Hz· frecuencia usada por los genetistas para reparar la estructura dañada del ADN. Ayuda del metabolismo, restructuración del agua y sistema inmunitario, eliminación de toxinas.

-Reestructuración órganos. Trabajo con· sonido y diapasones para· equilibrar y sanar órganos: hígado, bazo, páncreas, pulmones, corazón, vesícula, etc.

-Ozonoterapia O3. Regeneración celular, el ozono es antiviral, antibiótico, antimicótico y germicida.

Precio por sesión: 35 €

CRISTOBAL· TERREL- Cita previa: 635 581 976

 

 

El cuarzo posee una gran afinidad con el ser humano al estar compuesto por sustancias minerales y cristalinas. Los cuencos de cristal de cuarzo están compuestos en un 98,9% de óxido de silicio, cuyos cristales son básicamente ondas solidificadas de luz. Puesto que nuestro organismo también esta compuesto por sustancias minerales o cristales, entre ellos y en gran proporción el silicio, nuestro cuerpo resuena con el armonioso sonido de los cuencos. Los cuencos de cuarzo hacen vibrar los átomos reorganizándolos en una estructura cristalina más sana y armónica.

También empezamos a vibrar de manera más rápida a nivel celular y molecular “subiendo nuestra frecuencia” y consiguiendo estados de conciencia más elevados con su consiguiente armonía y bienestar. Esta estimulación es muy eficaz a través del sonido, porque nuestro cuerpo está formado en más de un 70% de agua y el sonido viaja 5 veces más rápido por el agua que por el aire. 

Edgar Cayce (médium) ya predijo que el sonido sería la medicina del futuro.


Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.
Existe un espacio de paz en nuestro interior y los cuencos nos ayudan a entrar en él, nos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.
A nivel físico se utilizan en la curación de cualquier enfermedad; para recargar nuestro sistema energético, para aliviar el sufrimiento y el dolor (incluye el dolor emocional), para eliminar inflamaciones, para estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio, hiperactividad.
Hace que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis; calma la mente y con ello el cuerpo y tiene efectos emocionales que influyen en los neuro-transmisores y los neuro-péptidos, que a su vez ayudarán a regular el sistema inmunitario, el sanador que llevamos dentro.